Paquete de Aceite de Ricino

 

El paquete de aceite de ricino es un tratamiento naturopático muy antiguo y sanador. La aplicación de aceite de ricino mejora el funcionamiento del sistema digestivo, relaja el sistema nervioso y estimula la desintoxicación del hígado. El aceite de ricino alivia en gran medida el estrés contenido en el sistema digestivo, tanto como los síntomas de gas, hinchazón, sensibilidad, inflamación, estreñimiento, toxicidad en los intestinos, estrés, ansiedad, insomnio, congestión del hígado…  El aceite permite soltar los dolores y la congestión del hígado y relaja el sistema nervioso permitiendo la liberación de emociones que pueden venir de la toxicidad del hígado. El aceite de ricino calma y armoniza la relación compleja que existe entre el sistema digestivo y el sistema nervioso.

Enemas

Con el enema, introducimos líquidos en el recto y cólon bajo. El cólon bajo es una zona muy vascularizada y los enemas son absorbidos en tan sólo unos minutos a través de las venas hemorroidales. Permite a los líquidos ser transportados a través del cólon hacia la sangre rápidamente y así obtener los efectos deseados en el cuerpo. Diferentes tipos de enema se pueden usar según la condición médica y el efecto buscado.

Limpieza de Hígado

El hígado es un órgano muy valioso. Si el hígado no funciona bien, tampoco lo hace el resto del cuerpo. Asistira la función del hígado es esencial para obtener una vida sana y larga. El hígado es el órgano y también la glándula más grande del cuerpo. Conocemos la función de desintoxicación del hígado pero menos conocidas son sus funciones de alojamiento de vitaminas, regulación del nivel de colesterol, equilibrio del nivel de glucosa, procesamiento de proteínas en exceso y de amonio, síntesis de bilis y equilibrio del estado mental y emocional tales como la irritabilidad y rabia.

Esta bebida se toma por la mañana para empezar el día. Es muy efectiva para limpiar y sanar el hígado. Consta de una combinación de aceite de oliva presada en frío con limón y ajo.

Cataplasmas

Las cataplasmas proporcionan nutrientes directamente a la zona en necesidad. Los nutrientes son absorbidos directamente a través de los poros de la piel y luego circulan hacia el órgano o tejido en necesidad. Este proceso alivia la zona lesionada sin tener que robar nutrientes de otras partes del cuerpo desde la sangre o la linfa evitando inflamación, hinchazón y dolores.